Recetas por palabras clave: nueces

Carrot cake

20 Sep

Ya os he hablado de los carrot cupcakes, de lo que me gustan, de lo jugosos, sabrosos y buenísimos que están! De lo reacia que era al principio a cocinarlos porque no me llamaban la atención y ahora, sin embargo, son mis preferidos! Y es curioso, porque eso mismo le ha ocurrido a mucha gente. Si comentas antes de probarlos que son de zanahoria, su cara es un poema, pero después del primer bocado… la cosa cambia radicalmente!

Esta vez os traigo la versión en pastel de estos carrot cupcakes, es decir, un carrot cake. Hay alguna pequeña variación respecto a la receta de los carrot cupcakes que utilicé en su momento, por ejemplo, he añadido canela y nueces, lo que, a mi parecer, le da un toque buenísimo y quedan genial, pero claro, a mí me encantan las nueces y me encanta la canela!

El frosting en lugar de hacerlo de limón o lima como las anteriores veces, le he añadido extracto de vainilla y…ummmm!!! Riquísimo!

Vamos a ello!

Ingredientes:

350g zanahorias ralladas
55g nueces
110g harina leudante
110g harina normal
1 cucharadita de canela
1 cucharadita de bicarbonato sódico
240 ml de aceite de girasol
170g azúcar moreno
4 huevos
la ralladura de 1 naranja

Para el frosting:

300g azúcar glas
250g queso tipo Philadelphia
115g mantequilla
2 cucharaditas de extracto de vainilla

En un bol mezclamos los dos tipos de harinas, la ralladura de una naranja, el azúcar moreno y el bicarbonato sódico. En otro bol mezclamos los huevos con el aceite de girasol y lo vertemos sobre la mezcla de ingredientes secos. Removemos bien y añadimos las zanahorias ralladas. Seguimos mezclando hasta que quede una mezcla uniforme.

Echamos esta mezcla en un molde de unos 23 cms. Horneamos a 170ºC durante 35 minutos o hasta que pinchemos en el centro de la tarta y el cuchillo salga limpio.

Dejamos enfriar. Yo hice el bizcocho un día y al día siguiente hice el frosting y monté la tarta, así el bizcocho está más asentado porque este pastel es muy jugoso y para cortarlo por la mitad es mucho mejor.

Para el frosting, batimos la mantequilla atemperada unos 5 minutos. Añadimos el queso crema y seguimos batiendo. Tamizamos el azúcar glas y vamos añadiendo de poco en poco sin dejar de batir. Finalmente, añadimos el extracto de vainilla y batimos un poco más.

Rellenamos con esta mezcla la tarta y la cubrimos. Metemos en la nevera un rato y volvemos a untar la tarta de frosting. Para terminar de decorar utilicé una boquilla 1G de Wilton para los detalles y unas cuantas nueces.

Lo dicho, me encanta esta tarta! Es súper sencilla de hacer, no lleva mucho tiempo y es un éxito asegurado!

Por cierto, recordaros que hoy día 20 de septiembre, se termina el sorteo por los 300 seguidore, aún os quedan unas horitas si os queréis apuntar!! Suerte!

Tarta de cafe y nueces

24 Ene

Uno de los últimos regalos que me han hecho son unas varillas eléctricas. Con esto del blog, últimamente todos mis regalos giran en torno a la cocina, y yo encantada! Funcionan muy bien, la verdad es que mi muñeca lo agradece! Las mezclas quedan más esponjosas y uniformes en menos tiempo y, por supuesto, con menos esfuerzo. Lleva dos tipos de varillas, las típicas para batir y montar claras y otras para amasar, para preparar pan, por ejemplo, así que me apunto una receta pendiente de algún pan original. De precio están bastante bien, si sois cocinitas y les vais a dar uso, yo las recomiendo.

Así que, para estrenar las varillas, he preparado una tarta sencilla. Se basa en un bizcocho y un glaseado que irá en medio del pastel y cubriéndolo. Es de café (tenía pendiente hacer una receta con café por petición expresa) y nueces, que me encantan!

Ingredientes

Para el pastel:
170g de mantequilla blanda
140g azúcar
3 huevos
140g de harina para bizcochos (ya lleva levadura)
80g nueces
2 y 1/2 cucharaditas de café soluble en 1 cucharada de agua caliente

Para el glaseado:
2 cucharadas de leche
2 cucharaditas de café soluble
95g mantequilla
125g azúcar glass
nueces para decorar

Precalentar el horno a 180º y forrar con papel para hornear un molde desmoldable circular de unos 20 cm.

Batimos la mantequilla con el azúcar hasta que la mezcla blanquee y esté cremosa. Añadir los huevos uno a uno y seguir batiendo. Tamizar la harina e incorporar a la mezcla con movimientos envolventes.

Cuando todo esté ligado, añadir el café soluble disuelto y las nueces a trocitos, reservando unas cuantas para decorar. Extender la preparación en el molde y hornear unos 20-25 minutos. Cuando el pastel esté dorado, desmoldar y dejar enfriar sobre una rejilla.

Una vez que el bizcocho esté tibio, cortamos por la mitad con un cuchillo de sierra con mucho cuidado. También podríamos haber hecho dos bizcochos repartiendo la masa en dos moldes circulares del mismo diámetro, y una vez cocinado poner uno encima del otro con el glaseado en medio, en lugar de cortar un bizcocho por la mitad.

Para preparar el glaseado, calentamos la leche con el café soluble y añadimos la mantequilla y el azúcar glass tamizado. Batimos los ingredientes hasta formar una crema suave y esponjosa. Para este paso, las varillas eléctricas funcionan muy bien!

Añadir el glaseado sobre la base de una de las mitades. Volver a tapar el pastel y repartir el resto del glaseado por la superficie de la tarta. Decorar con las nueces restantes.

Minimagdalenas de miel y nueces

20 Ene

Estas navidades me han regalado un libro muy original “Minimagdalenas” de Sandra Mahut, Libros Cúpula. Viene en un estuche con dos moldes de silicona para hacer esta versión mini de las tradicionales magdalenas. Aunque de tradicionales tienen más bien poco, porque para mi sorpresa, estas delicias se pueden hacer también en salado! La verdad es que nunca me lo había planteado, pero todas las recetas que aparecen en el libro tienen muy buena pinta y como el tamaño es la medida de un bocado, es ideal como apetitivo, en su versión salada o para tomar un café con gente en casa, en su versión dulce. En definitiva, una idea muy original!

Esta vez me he animado con unas minimagdalenas de miel y nueces.

Ingredientes

75g harina tamizada
60g mantequilla reblandecida
75g azúcar
1 huevo
1 cuchara sopera de leche
1/2 cucharadita de levadura
1 cucharada de miel
un puñado de nueces picadas

Batimos el huevo con el azúcar hasta obtener una masa blanquecina. Añadimos progresivamente la harina y la levadura tamizadas, luego incorporamos la mantequilla reblandecida y la leche. Mezclamos hasta conseguir una masa uniforme.

Añadimos la cucharada de miel y las nueces.

Dejamos reposar la masa en la nevera durante 30 minutos.

Precalentamos el horno a 220º. Aunque vamos a usar moldes de silicona, que en teoría no necesitan engrasado, yo los he pintado con aceita antes de añadir la masa. Ponemos una cucharadita de masa en cada hueco del molde, sin rebosar, porque en el horno la masa va a subir y si no, las minimagdalenas se pegarán unas con otras y no nos quedarán con una forma bonita.

Horneamos de 3 a 4 minutos a 22oº y luego de 3 a 6 minutos a 180º, hasta que las minimagdalenas cojan color. Con estas cantidades salen unas 40 minimagdalenas.

Bizcocho de leche con pasas y nueces

28 Dic

Este es un bizcocho ideal para tomar a media tarde con un café o incluso para el desayuno. Es una auténtica delicia! Esponjoso y con un sabor muy suave, os encantará! La particularidad de este bizcocho es que no lleva huevos, así que es una buena idea para las personas que son alérgicas o, simplemente, si te apetece un postre rico y no te quedan en casa.

Yo le he añadido nueces y pasas, porque me encantan, pero sin nada, el bizcocho es suficientemente sabroso ya que, como veréis, vamos a aromatizar la masa con limón y canela.

Ingredientes

7  tacitas de leche
5 tacitas de azúcar
4 tacitas de aceite de girasol
2 sobres de levadura
la ralladura de 1 limón
2 cucharada de canela
500g de harina
150g de nueces
50 g de pasas

“tacita” me refiero a una taza de café

Precalentamos el horno a 200º. En un bol añadimos las tacitas de leche, las de aceite y mezclamos. A continuación, añadimos el azúcar y seguimos mezclando bien. En un bol distinto mezclamos la harina tamizada (se hace pasando la harina por un colador, hace que el bizcocho quede más espumoso porque metemos más aire), la levadura, la ralladura del limón y la canela. Cuando tenemos todos estos ingredientes mezclados, los añadimos al bol donde tenemos la leche con el aceite y el azúcar. Incorporamos poco a poco con movimientos envolventes. Cuando tenemos una masa homogénea y sin grumos, añadimos las nueces y las pasas.

Engrasamos un molde desmondable y añadimos la masa. Llevamos al horno durante 30 minutos a 200º y transcurrido este tiempo bajamos la temperatura a 175º durante 15 minutos más. Para saber si el bizcocho está hecho, clavamos un palillo o un cuchillo y si éste sale limpio podemos sacar el pastel. Es conveniente hacer este gesto antes de sacar el bizcocho porque los tiempos de cocción varían en función del horno.

Dejamos enfriar y desmoldamos. Para decorar espolvoreamos azúcar glass por encima. Como estamos en fechas navideñas, he puesto una figurita en forma de estrella para decorar con el azúcar. Así en una de estas tardes de sobremesa con la familia, lo servís con un café o un chocolate y ya veréis como a todo el mundo le encanta!