Recetas por palabras clave: canela

Cupcakes de canela glaseados

19 Feb

El título de este entrada me ha costado lo suyo! Hasta ha sido objeto de debate! Veréis, en origen, estos cupcakes pretendían ser “Cupcakes tipo Donuts”, o eso es lo que decía la receta original de My baking adiction. Sin embargo, después de probarlos, me di cuenta que no sabían a Donuts, están buenísimos! esponjosos y con el glaseado típico, pero sin sabor a Donuts…

Ayer vinieron mis amigas a cenar y se volvieron locas con estos cupcakes. Fijaos que después de ponernos hasta arriba de pizza fueron capaces de comerse 2 de estos cupcakes!! y no somos precisamente muy glotonas…Y efectivamente, corroboraron que no sabían a Donuts, así que ahí comenzó el “brain storming” sobre el título de esta entrada: “Canela total cupcakes”, “Cinnamon Glazed cupcakes”, “Controversia cupcakes”, “Me recuerdan a algo y no sé a qué cupcakes”…Así que, chicas! la cordura se ha impuesto y al final: “Cupcakes de canela glaseados”.

El título lo dice todo, saben a canela (ummm!! me chifla) y el glaseado aromatizado con vainilla, los hacen deliciosos.

Ingredientes para unos 12 cupcakes:

55g mantequilla
59ml aceite girasol
114g azúcar
76g azúcar moreno
3 huevos medianos
1 y 1/2 cucharadita de levadura
1/4 cucharadita bicarbonato sódico
3/4 cucharadita de nuez moscada
1 cucharadita de canela
3/4 cucharadita de sal
1 cucharadita extracto vainilla
330g harina
240ml leche

Para el glaseado:

3 cucharadas de mantequilla derretida
125g azúcar glas tamizada
3/4 cucharadita extracto vainilla
2 cucharadas de agua caliente

Precalentar el horno a 180ºC. Batir la mantequilla atemperada junto con el aceite de girasol y los dos tipos de azúcar. Añadir los huevos, uno a uno y sin dejar de batir. En un bol, mezclar la levadura, el bicarbonato sódico, la canela, nuez moscada, la sal y el extracto de vainilla y añadirlo a la mezcla de los huevos. Incorporar la harina tamizada y la leche, alternativamente, y comenzando y terminando con la harina. Batir hasta que esté todo bien mezclado.

Disponer 12 cápsulas de cupcakes en un molde y llenarlas casi completamente. Estos cupcakes no suben mucho, y además, como después los vamos a sumergir en el glaseado, es mejor que sobresalgan un poco sobre el papel. Hornear a 180ºC durante 15-17 minutos.

Para el glaseado, derretir la mantequilla en el microondas. Incorporar el azúcar glas tamizado, el extracto de vainilla, el agua y batir.

Cuando los cupcakes estén listos, sacamos la bandeja del horno y después de un par de minutos fuera, cogemos cada cupcake y sumergimos la parte superior en el glaseado. Si el glaseado se nos endurece en este proceso, metemos el bol unos segundos en el microondas y seguimos con esta operación. Si queréis, podéis darles un doble glaseado, esto ya es a gustos.

Dejamos enfriar totalmente los cupcakes. El glaseado se endurecerá y quedará…ummm! Mejor los probáis!

Estos cupcakes me han parecido genial para el desayuno, de hecho esta mañana ya han caído unos cuantos…pero es que están tan ricos, que en cualquier momento del día entran de vicio!

Cinnamon Rolls Cupcakes

6 Nov

Ummm! Cinnamon rolls! Me encantan!! Así que cuando me encontré con esta receta pensé que serían unos cupcakes riquísimos, y no me equivoqué! Jugosos y con ese saborcito tan rico a canela…bueno, creo que ya lo he dicho varias veces pero…es que me encanta la canela!!

La buttercream es también de canela y le he puesto una cucharadita de miel de caña que le da un toque delicioso.

La clave de este cupcake está en el relleno, una crema de mantequilla con azúcar moreno y canela que se pone entre cucharada y cucharada de la masa del cupcake y justo encima de éste, antes de meterlos al horno, lo que hace que estos cupcakes imiten a los cinnamon rolls y no sean unos simples cupcakes de canela.

La receta la he sacado de Bakingdom, allá va!

Para la masa de los cupcakes:

190g harina
100g azúcar
1 y 1/2 cucharadita de levadura
1/2 cucharadita de sal
115g mantequilla
115g sour cream (añade 1 cucharada de zumo de limón a 200 ml de nata y deja reposar 5 minutos, es un buen sustituto)
2 huevos
1 cucharadita de extracto de vainilla

Para la mezcla de canela:

56g mantequilla
85g azúcar moreno
1 cucharadita de canela

Para la buttercream:

80g mantequilla a temperatura ambiente
95g azúcar glas tamizada
1 cucharadita de canela
1 cucharadita de miel de caña
2 cucharadas de leche

Para la masa de los cupcakes mezcla la harina con la levadura, el azúcar y la sal. Añade la mantequilla a temperatura ambiente, la nata agria, los huevos y el extracto de vainilla. Bate hasta que quede una mezcla cremosa.

Para la mezcla de canela, derrite la mantequilla y mezcla con el azúcar moreno y la canela.

Ponemos las cápsulas de los cupcakes en una bandeja para 12 cupcakes y añadimos 1 cucharada de masa de cupcakes. Con ayuda de un palillo, hacemos un pequeño hueco en el centro de cada cupcake, y añadimos una cucharadita de la mezcla de canela. Con el palillo revolvemos con movimientos circulares. Volvemos a echar encima otra cucharada de masa de cupcakes y por último, otra cucharadita de mezcla de canela y removemos de nuevo.

Horneamos los cupcakes a 180ºC durante 18-22 minutos. Dejamos enfriar.

Estos cupcakes salen un poco más “feos” que otros, pero dádles una oportunidad!!! están buenísimos, además con la buttercream, no se nota…

Para la buttercream, batimos la mantequilla hasta que quede suave. Añadimos el azúcar tamizada y seguimos batiendo. Por último, añadimos la canela, la miel y la leche y batimos un poco más hasta que quede cremosa.

Lo dicho, si os gusta la canela, éstos cupcakes os encantarán!

Ah! Y os acordáis que os comenté que ya estaba en marcha el Sweet Table Contest 2011 y que Sarah y yo estábamos pensando en presentarnos, pues, después de unos pequeños percances…ya tenemos decidido el tema de nuestra mesa de dulces!! Pero es una sorpresa…así que no digo nada! Ahora a empezar con los preparativos! Qué divertido!!

Besos!

Cinnamon rolls

27 Ene

Esta es otra de esas recetas típicas americanas. Junto con los muffins y los donuts, de los dulces que más me gustan de aquellas tierras. Los cinnamon rolls vienen a ser unas caracolas con canela y pasas, y por eso me gustan tanto, porque la canela me encanta!

Ingredientes:

25g mantequilla
225g harina de fuerza
1/2 cucharadita de sal
7g de levadura de panadero
1 huevo ligeramente batido
125ml leche templada

Para el relleno:

50g mantequilla
2 cucharaditas de canela
50g azúcar moreno
50g pasas de Corinto

Para el glaseado:

4 cucharadas azúcar glas
unas gotas de zumo de limón
miel de caña

Engrasamos con un poco de mantequilla el bol donde mezclaremos los ingredientes. Incorporamos la harina y la sal tamizadas y agregamos la levadura sin dejar de remover. Con los dedos, vamos incorporando la mantequilla a la mezcla de harina y amasamos hasta conseguir una textura de migas de pan.

Añadimos la leche templada y el huevo ligeramente batido y mezclamos con la mano hasta conseguir una masa. Con ella formamos una bola y la dejamos en el bol, tapada y en un lugar templado. Después de aproximadamente 45 minutos, la masa habrá doblado su volumen por efecto de la levadura.

Golpeamos suavemente la masa durante 1 minuto. A continuación, extendemos con un rodillo hasta formar un rectángulo de unos 30 x 23 cm. Para elaborar el relleno mezclamos la mantequilla con el azúcar moreno y la canela hasta formar una pasta. Extendemos esta pasta sobre el rectángulo de masa, dejando unos 3 cm desde los bordes. Después, añadimos las pasas de manera uniforme por todo el rectángulo.

Enrollamos el rectángulo desde el extremo más largo hasta formar una especie de churro. Con un cuchillo cortamos el rollo de masa en porciones de unos 3 cms de ancho y las colocamos en un bandeja con papel para hornear. Al ponerlas sobre la bandeja, aplastamos un poco cada porción. Precalentamos el horno a 190º y horneamos unos 20 minutos.

Cuando las caracolas estén frías esparcimos sobre ellas el glaseado, que puede ser, simplemente, miel de caña (en lugar de sirope de arce que es la receta original), o el típico glaseado blanco que se hace disolviendo azúcar glas con unas gotas de zumo de limón. Dejamos que el glaseado endurezca y…ya están listas!

Brocheta de frutas con natillas

7 Ene

Ayer hubo comida en casa, venían los reyes! y pensando en qué postre hacer se me ocurrió éste. No quería hacer algo demasiado empalagoso o algo tipo bizcocho porque después de la comida venía el típico roscón, así que hice unas natillas, pero caseras eh!! nada de preparados, con una brochetas de frutas untadas en chocolate. El postre gustó, así que os animo a probar, porque las natillas salieron muy ricas y la verdad, no es nada difícil hacerlas. Ahí va…

Ingredientes

1 litro de leche
5 yemas
150g azúcar
un trozo de la piel de un limón
una vaina de vainilla
20g de maizena
canela

Para las brochetas:

fruta, en este caso, mandarina y plátano
chocolate para fundir

Ponemos la leche en un cazo (reservamos un vaso para disolver la maizena) y añadimos la vaina de vainilla, que previamente hemos rajado con un cuchillo y hemos sacado las semillitas, y la piel del limón. Ponemos a fuego lento y cuando empiece a hervir retiramos y dejamos unos minutos para que se mezclen los sabores. Después sacamos de la leche la vaina y la piel del limón y reservamos.

En un bol mezclamos las yemas y el azúcar. En el vaso de leche que hemos reservado disolvemos la maizena y se la añadimos a las yemas. Mezclamos y añadimos a la leche.

Ponemos el cazo otra vez en el fuego y removemos hasta que espese. Es importante que sea a fuego lento y que la mezcla no llegue a hervir. Cuando espese colamos las natillas y las echamos en los vasos donde vayamos a presentarlas. Reservamos y cuando se enfríen las metemos a la nevera hasta el momento de servir.

Para las brochetas, solo tenemos que cortar el plátano en trocitos, la mandarina en gajos y los bañamos en chocolate fundido. Insertamos la fruta en unos palitos de brocheta y metemos en la nevera para que el chocolate endurezca. Yo lo he hecho con esta fruta, pero con fresas, por ejemplo, también quedaría muy bien.

A la hora de servir, espolvoreamos un poco de canela sobre las natillas y colocamos encima la brocheta.